Entre dos Cielos

Nacido en Alemania del Este bajo el régimen comunista, Hans Wink vivió una infancia difícil que involucró el divorcio de sus padres, un padrastro abusivo y un bajo rendimiento escolar. Con el anhelo de una vida mejor, cruzó la Cortina de Hierro como escape hacia la libertad en Occidente y aterrizó, finalmente, en los Estados Unidos.

Como hombre joven en Miami, Hans vivió toda la gama de eventos de la experiencia americana, desde relaciones tumultuosas hasta las drogas y el vicio. En el año 2000, escapó una vez más - esta vez, del amor de su vida tras una ruptura devastadora. Fue una caída trágica que le habría roto en pedazos de no ser por la puerta que se abrió a una nueva profesión: ¡la aviación! 

Hans estaba destinado a tener éxito y se convirtió en un piloto comercial. Él voló misiones de ambulancia aérea en todo el mundo salvando muchas vidas. En 2009, Hans aceptó un contrato de tres años con las Naciones Unidas para llevar en vuelo a funcionarios de los puntos calientes de África y Asia. La observación de operaciones de la ONU en zonas de guerra como Libia y Afganistán motivó a Hans a escribir sobre sus experiencias. Pero su principal objetivo fue siempre recuperar el contacto con sus hijos de los cuales le mantuvieron alejado...